El eclipse fue crucial para la confirmación de la teoría de la relatividad.

Estimated read time 3 min read

Consigue una bandolera de regalo con tu suscripción a la revista National Geographic por solo 5€ al mes. ¡Solo quedan 50! [Saber más]

¿Sabías que los eclipses han sido fundamentales para el avance científico a lo largo de la historia? Uno de los ejemplos más antiguos se remonta al año 150 a.C., cuando los griegos Aristarco de Samos y Hiparco de Nicea dedujeron que la Luna se encontraba más cerca de la Tierra que el Sol al observar cómo esta pasaba por delante del astro durante un eclipse solar. Gracias a este hallazgo, pudieron hacer la primera estimación conocida de la distancia entre la Tierra y la Luna, 379.000 kilómetros, una cifra cercana a la real de 384.000 kilómetros.

Uno de los eclipses más famosos de todos los tiempos ocurrió el 29 de mayo de 1919. Este fenómeno solar confirmó la Teoría de la Relatividad General del físico alemán Albert Einstein. Según esta teoría, los rayos de luz que pasaran cerca del Sol deberían curvarse debido al campo gravitatorio generado por la estrella, un efecto visible solo en completa oscuridad.

La Teoría de la Relatividad General propuesta por Einstein revolucionó la comprensión del espacio, el tiempo, la materia y la energía. Estableció que la velocidad de la luz en el vacío era una constante universal, desafiando los conceptos absolutos de espacio y tiempo propuestos por Newton.

La demostración experimental de la Teoría de la Relatividad fue un desafío importante. Hasta ese momento, la teoría existía solo en la mente de Einstein y la comunidad científica necesitaba pruebas empíricas para desmentir las propuestas de Newton. En 1919, finalmente se realizó la esperada demostración que confirmó la teoría de Einstein y lo consagró como una de las grandes mentes de la ciencia.

Newton sostenía que el espacio era una entidad absoluta e inmutable, mientras que Einstein propuso que el espacio y el tiempo estaban entrelazados en una única entidad conocida como espacio-tiempo, que podía ser curvado por la presencia de masa y energía, dando lugar a la gravedad y afectando al movimiento de los objetos y a la trayectoria de la luz.

Para demostrar su teoría, Einstein necesitaba observar cómo la luz de estrellas cercanas al Sol se curvaba al pasar cerca de este debido a su gran masa. Esto solo era posible durante un eclipse solar total, cuando el cielo estaba lo suficientemente oscuro como para apreciar las estrellas durante el día. En 1919, el astrónomo británico Arthur Eddington llevó a cabo una expedición a la isla Príncipe y confirmó la predicción de Einstein al observar que las posiciones aparentes de las estrellas estaban desplazadas.

En conclusión, los eclipses han sido fundamentales para el avance científico a lo largo de la historia. Han permitido a los científicos comprender mejor el Universo y confirmar teorías revolucionarias como la Teoría de la Relatividad de Einstein.

Cita del autor del sitio web: “Los eclipses son eventos fascinantes que han ayudado a los científicos a comprender el Universo a lo largo de la historia”.

También le puede gustar

Más del autor

+ There are no comments

Add yours