Un país sudamericano se prepara para construir el telescopio más grande del mundo, superando a los de la NASA.

Estimated read time 3 min read

El ser humano siempre ha sentido una gran fascinación por conocer el exterior de nuestro planeta y el vasto universo que nos rodea. A lo largo de los siglos, hemos desarrollado instrumentos que nos permiten explorar y descubrir más sobre el espacio. Según los historiadores, se cree que el primer telescopio fue inventado en 1609 por Galileo Galilei, considerado el padre de la astronomía moderna.

Aunque han pasado muchos años desde entonces, el telescopio ha evolucionado y mejorado gracias a los avances tecnológicos de astrónomos y científicos. Uno de los ejemplos más destacados es el telescopio espacial James Webb. Sin embargo, para el año 2028, un país de Sudamérica se convertirá en líder en este campo con la inauguración del telescopio más grande del mundo, superando incluso a los de la NASA.

El desierto de Atacama en Chile será el hogar de este impresionante telescopio, conocido como Extremely Large Telescope (ELT) del Observatorio Europeo Austral. Con un peso de aproximadamente 4.600 toneladas y un espejo primario de 40 metros de diámetro compuesto por 798 segmentos hexagonales de vidrio cerámico, este telescopio será 100 millones de veces más sensible a la luz que el ojo humano.

La construcción del ELT comenzó en 2012 en la cima del Cerro Armazones, a unos 3 mil metros sobre el nivel del mar. Se estima que su edificación, resistente a los fuertes sismos de la región, requirió una inversión de aproximadamente US$1,5 mil millones. La cúpula que protegerá el telescopio se construirá entre 2023 y 2025, las primeras pruebas se realizarán en 2027 y las operaciones comenzarán en 2028.

Roberto Tamai, un ingeniero mecánico italiano radicado en Chile desde 1999, es el encargado de dirigir la construcción de este telescopio histórico. Para él, este proyecto no solo es importante por su magnitud, sino también por las posibilidades que brindará a la humanidad. “Nos va a abrir una ventana hacia lo desconocido”, señaló Tamai.

El telescopio ELT tiene varios objetivos, entre ellos analizar la atmósfera de los exoplanetas en busca de indicios de oxígeno, agua o contaminación. Además, su capacidad resolutiva permitirá separar la luz de un exoplaneta de la luz de una estrella cercana, algo que los telescopios actuales no pueden lograr. Esto nos dará la oportunidad de retroceder hasta 300 millones de años después del Big Bang y comprender cómo se formaron las primeras estrellas y constelaciones.

En resumen, el telescopio más grande del mundo se está construyendo en Chile y abrirá nuevas puertas al conocimiento del universo. Con su capacidad única y su ubicación en el desierto de Atacama, este telescopio nos permitirá explorar el espacio como nunca antes. Como dijo Roberto Tamai, “nos va a abrir una ventana hacia lo desconocido”.

También le puede gustar

Más del autor

+ There are no comments

Add yours